A propósito del tema de este 8 de marzo: Mujeres líderes por un futuro igualitario en el mundo de la Covid-19

Por Aliana González

Conmemoramos este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, en condiciones muy diferentes a las del año pasado, cuando quienes somos parte de WICT México participamos en una marcha que se volvió emblemática, por la fuerza y corazón que demostró tener. Fue un día épico lleno de significados, que permitió avizorar un cambio en marcha hacia una sociedad más igualitaria y justa para las mujeres y las niñas.

Entonces no lo sabíamos, pero estábamos a muy pocos días de enfrentarnos a las consecuencias de la pandemia, así como de dar un cambio gigante hacia una “nueva realidad” que implicó enormes transformaciones en nuestras vidas. Pronto cumpliremos un año de vivir bajo condiciones que nunca imaginamos. Hoy podemos decir que somos otras.

ONU Mujeres anunció que el tema del Día Internacional de la Mujer este 8 de marzo es “Mujeres líderes: Por un futuro igualitario en el mundo de la Covid-19”. Celebra los esfuerzos que realizan mujeres y niñas en el mundo para forjar un futuro más igualitario y para recuperarse de la pandemia. Indican que con la participación y liderazgo de las mujeres en todos los ámbitos de la vida, se conseguirá el progreso para todo el mundo.

Sin embargo, el más reciente informe de la CEPAL destaca que las condiciones de trabajo de las mujeres en la economía formal se han visto afectadas muy negativamente por la pandemia, debido a la fuerte contracción económica y al aumento de la precarización de las condiciones laborales, en un contexto en el que el 56,9% de las mujeres de América Latina se ubica en los sectores económicos con mayores efectos negativos en términos de empleo e ingresos. Además, las mujeres han estado más sobreexpuestas a tareas de cuidado y trabajos múltiples. El Inegi reveló en la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo que 1.3 millones de mujeres perdieron su trabajo en el último cuatrimestre de 2020 frente a 1.1 millones de hombres.

WICT México enfrenta muchos más retos que los que tenía en aquella marcha que hoy luce tan lejana: consolidar y promover el liderazgo de las mujeres en posiciones de alta dirección en la industria de medios y telecomunicaciones, así como lograr una industria más eficiente y productiva con la integración laboral de la mujer en puestos de alta dirección, se han vuelto tareas claves en el contexto que vivimos.

Afortunadamente, este difícil año tampoco pasó sin la transformación de WICT México: hoy somos más, hemos crecido, nos hemos fortalecido y aprendimos a trabajar creando sinergias, en este contexto digital. Contamos con más herramientas y juntas, somos más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *